martes, 7 de diciembre de 2010

Otro año más






Hace un año escribí una nota sobre John Lennon, su asesinato, como ha transcurrido el tiempo y que tanto se ha modificado la visión de culpabilidad sobre su asesino, Mark Chapman. De como sigue siendo la mirada de odio de Yoko Ono y los seguidores que la vienen acompañando desde ese entonces.

Hace un año se me ocurrió plantear que no tenía sentido seguir ese pensamiento, porque lo único que el mismo generaba era mayor rencor sobre una persona, que si bien cometió un crimen, este era, sigue, y seguirá siendo un enfermo mental, el cual baso sus acciones en un libro reconocido internacionalmente, que influyo de manera increíble en su imaginación, al punto de creer que podía imitar al personaje principal de la obra, y eso en todo sentido.

Hoy veo que ya se reúne gente en el Central Park, para cantar y llorar la partida de este entrañable ser, mientras nadie piensa que Chapman es un ser humano que ya pago su culpa por matar a otro ser humano. Porque aunque cueste cre
erlo, Lennon también era humano.

El año pasado Chapman reconoció públicamente que estaba arrepentido de haber cometido aquel acto: "Siento que ahora, a los 53, tengo una mayor comprensión de lo que es una vida humana, he cambiado mucho. Estoy avergonzado. Ese es mi primer pensamiento. Lamento lo que hice”.

Nadie parecio prestar real atención en lo que eso puede significar, y que han pasado 30 años, y la unica razón por la cual aún no ha salido de prisión es porque la viuda de ex Beatle pone el grito en el cielo cada vez que se entera de su posible liberación.

Los últimos años de Yoko Ono se basaron mas en recordar esa fecha que en dedicarse a propagar su obra como si nunca hubiera desaparecido.

A esta altura de la historia, sería muy absurdo no reconocer que la mujer a quien se le acusa de ser uno de los motivos de la ruptura de la banda de Liverpool es, de por si sumamente rencorosa, y que no le cuesta absolutamente nada demostrarlo.

Mostró su fuerza con el abogado que alguna vez tuvo que asesorarla a ella como al ex Beatle en cuestiones legales, cuando el mismo se quedo con archivos que tenía bajo supuesto resguardo. En ese caso, su fuerza por si misma fue mas que suficiente.

En estos años se dedico a inaugurar monumentos, a presentar obras, a continuar con su banda personal "Plastic Ono Band", que supo acompañar a John en sus primero discos, cuando este iniciaba sus proyectos personales, como "milk and honey" y "double fantasy". Lo que no se puede decir es que se quedo quieta eternamente.

Durante estos años, esta fecha se vuelve sumamente nostálgica, y en lo personal, al menos yo, trato de recordarlo con sus obras mas alegres, porque alguien así, o a causas que uno siempre defendió, se las puede recordar en todo momento, y a fin de no seguir la corriente, me tomo el trabajo de recordarlo en cualquier ocasión, que me parece mas perfecta de por sí.

John dejo un puñado de discos con The Beatles, y 8 albumnes de estudio que dejan recuerdo que el tampoco se quedo quieto ni bien se termino el sueño de la mejor banda de la historia de la música Rock.

El recuerdo de John Lennon aumenta, y en las principales ciudades del mundo se preparan para recordarlo, en especial en New York, la que fuera el punto elegido para hacer brotar su inspiración durante su relanzamiento como artista, a partir de ese momento en solitario.

Pero nadie se acuerda de que su detractor máximo ya pago su pena, y que lo que mas paga en realidad es haber terminado con la vida del cantante mas reconocido del momento, porque de haber matado a otra persona, ya habría salido hace 10 años.

A principios de agosto de este año dio una declaración en la junta de libertad condicional, que negó su liberación.

El asesino explicó ya hace muchos años que tuvo la necesidad de matar a John Lennon después de escuchar el disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. Comentó:

En aquel momento lo percibí y, equivocadamente, lo juzgué como un hipócrita.

En todo este tiempo la historia ha sido la misma. Chapman presentadose a ante el tribunal que cada dos años le otorga la posibilidad de revisar su causa y darle la libertad condicional, y del otro lado Yoko Ono que insiste mantenerlo preso.

La gran promotora de la paz nunca pudo perdonarle el asesinato.

¿ Cuanto tiempo mas deberá esperar para volver a ver el sol desde fuera de la cárcel?, ¿se sentirá realmente libre?, este año cumplio 55 años, es decir que lleva mas de la mitad de su vida en la carcel.

Todos lamentamos la muerte de John, y aún hoy, no creo que el problema se haya resuelto completamente si no se termina de manera definitiva con la situación de Chapman.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada